bebé·Crianza·Lactancia·Maternidad·pareja·Reflexiones

No hay horarios con un recién nacido

baby-499976_640En la primera entrada del blog reflexioné sobre cómo cambia la vida después de ser madre y cómo, al menos en mi experiencia durante estos primeros meses, ya no piensas en el día a día de “antes de” sino en el presente que vives. Continuando con este pensamiento, la maternidad obliga a replantearte la vida que llevas desde el punto de vista de hábitos y rutinas.

Un recién nacido trastoca toda rutina que pudieras tener. Si eras de madrugar y dejar todo en orden antes de ir a trabajar ahora te verás cambiando pañales de madrugada y durmiendo a las horas más insospechadas. Si, por el contrario, te gustaba levantarte con el tiempo justo antes de salir y apurar las alarmas del despertador, probablemente hagas la comida del día y limpies el baño a las 5 de la mañana porque sabes que más tarde será casi imposible.

Con un bebé pequeño no hay horarios. Sí es cierto que, poco a poco, el niño va estableciendo un ritmo más ordenado y parece que puedes organizarte un poco, pero eso es en el mejor de los casos ya que hay bebés que tardan meses en regular los ciclos de sueño y vigilia. Si, además, haces lactancia materna a demanda, dejarás de llegar puntual a todas tus citas.

Cuando tengas todo listo, estés vestida, tu pareja abriendo la puerta y el bebé limpio, cambiado y estupendo, probablemente verás cómo se pone colorado mientras empuja y gritarás “¡Espera! Se ha hecho caca“.

Los primeros días esta situación es caótica ya que un día entraste en las Urgencias del hospital dejando una vida más o menos organizada y planificada y cuando volviste a casa todo eso había desaparecido. Obviamente, cuanto más cuadriculada y rígida sea la rutina familiar, más marcada por horarios y actividades, más complicado será que os adaptéis al nuevo ritmo.

Nosotros llevábamos un orden relajado de vida pero más o menos estructurado en tareas y horarios. Una vida sencilla pero con rutinas y cuando llegó Bebé Lanuguito daba igual si era de día o de noche porque para él no existía esa diferencia.

baby-1767974_640Lo mejor es asumir rápidamente que un recién nacido no tiene horarios. Él no sabe que ahora quieres desayunar, comer o cenar por lo que te reclamará para la teta cuando tengas la comida caliente en el plato. Un bebé no diferencia entre la siesta de las once de la mañana de cuando te metes en la cama por la noche, él duerme cuando tiene sueño y muchas veces querrá dormir pero no podrá, y le pasearás en brazos por la casa durante un buen rato para que concilie el sueño durante un par de horas seguidas. Si tu bebé es de los de tipo dormilón tendrá períodos de sueño algo más largos pero no serán estables ni regidos por horarios. Es un error pretender que duerma todos los días a partir de las ocho de la tarde, no se despierte salvo para comer y luego siga durmiendo como si nada. Hay que olvidar semejante fantasía, y cuanto antes se comprende mucho mejor, porque eso ahorrará sofocos, enfados y frustraciones. El equilibrio irá llegando paulatinamente.

Nuestro primer mes y medio como padres fue de falta de sueño constante y la sensación (con parte de realidad) de no poder hacer nada. Bebé Lanuguito no es de siestas largas y cuando se despertaba se enfadaba y lloraba salvo que le pusiera al pecho o le paseara. Intentamos establecer la rutina de baño, teta y cuna. Funcionó durante unos días pero cuando se dio cuenta de qué iba el asunto, era dejarle dormido en la cuna y abría los ojos como platos echándose a llorar hasta que le cogía y volvía a pasearle dando botecitos por la habitación. Me emperré en que tenía que quedarse dormido a la misma hora cada día y eso me dejó sin cena y enfurruñada más de una noche, como un autocastigo por mi incapacidad para que mi niño durmiera plácidamente como todos esos bebés (dónde están que no los conozco) que duermen la noche de un tirón. Como indico en la página sobre mí practicamos colecho, pero esto ha sido a partir de los dos meses y medio, al principio lo intentamos pero ni él ni nosotros descansábamos. Ahí me di cuenta de la importancia de olvidar toda idea preconcebida de cómo va a ser la vida con un bebé. Quizás queráis que vuestro hijo duerma en la cuna desde el primer día y acabéis compartiendo cama, pensáis que le encantará el súper carrito fashion que habéis elegido y tendréis que cargarle hasta que os duelan los brazos (u os compréis un fular o mochila).

Realmente en nuestra rutina lo que más se vio afectado fue el sueño y algunas actividades de ocio que han tenido que adaptarse poco a poco. Ahora, por ejemplo, mientras escribo esta entrada bebé y papá están juntos, si no sería imposible ya que aún es demasiado pequeño para entretenerse solo. Cuando es Papá Lanuguito quien necesita hacer algo soy yo la que me encargo de estar con el peque, aunque vamos a reconocer sin acusarles de nada ya que tampoco es culpa suya, que normalmente los papás lo tienen más fácil por los muchos “momentos teta” que se dan durante el día. Las siestas diurnas, que siguen siendo escasas, se aprovechan al 200%

girl-1208307_640¿Cuándo mejoran las cosas? En mi caso cuando he empezado a relajarme. Diré en mi defensa que pasé un posparto bastante malo a nivel emocional y eso hacía difícil estar tranquila y no dejarme llevar por el cansancio y la frustración. Una vez que he dejado de intentar controlarlo todo y me permito más libertad en los horarios y tareas las cosas funcionan mejor. Esto no es fácil por el cansancio acumulado del final del embarazo, el parto, el inicio de la lactancia, las noches sin pegar ojo, todo ello pasa factura en el ánimo.

Mi consejo es tener mucha paciencia y ser flexible. Aceptando que es una etapa de reajuste personal y familiar será más sencillo encauzar las nuevas tareas y obligaciones que tenemos como padres. A fin de cuentas es un período muy corto de nuestra vida y el inicio de la de nuestro bebé. Lo mejor que podemos hacer es vivirla del modo más relajado posible. La etapa de recién nacido de un bebé es muy corta y cuando te quieras dar cuenta habrá pasado.

Anuncios

11 comentarios sobre “No hay horarios con un recién nacido

  1. La verdad es que la mejor forma de llevarlo todo es dejarse llevar por el ritmo del bebé, porque es más fácil que nosotros nos adaptamos a él, que él a nosotros (esto es casi imposible). A veces creo que nos cuesta mucho dejar el día fluir, o al menos a mí. Por aquí sigo intentándolo a día de hoy 😉

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Estar presente
  3. Muy bien explicado, es que hay muchas cosas que parece que nos las han vendido siempre de otra forma y no estamos realmente preparados para lo que va a ser. Me gusta mucho el final, también, me recuerda a una amiga a la que visité unos meses después de tener a su hijo y me contó lo horrible que había sido el primer mes, y al cabo de un rato, creo que incluso sin darse cuenta, me dijo con nostalgia que echaba de menos eses primer mes en el que era tan pequeñito, jejeje. Me pareció super dulce que me estuviera diciendo que echaba de menos una etapa que ella misma me acababa de decir que había sido horrible 😉

    Me gusta

    1. Es cierto! El primer mes y medio lo pasé realmente mal pero parece que sólo he guardado en mi interior lo bonito de aquellas primeras semanas. Por eso se repite con eso de la maternidad, jejeje Pues acabo de abrir cuenta en Facebook: Lanuguita Lanuguita 🙂

      Me gusta

      1. Pero has creado una cuenta como de una persona en vez de una Fanpage, no? Ji ji. Bueno, yo te he añadidi, pero como yo lo que tengo es Fanpage he tenido que hacerlo con mi cuenta privada. No tenías cuenta de Facebook? 😜

        Me gusta

  4. La vida patas arriba es poco.. Mi gran problema fue no dormir cuando lo hacia ella. Me cuesta muchísimo dormir y llevé bastante mal los primeros meses. El cansancio se acumula y es horroroso. Y siempre hay cosas por hacer… Lo mejor es relajarse aunque a veces es complicado con la gente que va y viene. Pero si la cosa va mejorando (menos mal) 😉

    Me gusta

    1. Bufff eso de dormir cuando duerme el bebé es más que complicado porque es el único tiempo que te deja para hacer alguna cosa. Yo cuando duerme parece que me dan un chute de algo y voy correteando por la casa haciendo todo lo pendiente XD
      Un besote :*

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s