bebé·Lactancia·Maternidad·Opinión·Posparto·Reflexiones·Salud

Sobrevivir al posparto (parte 1)

pospartoEl puerperio

Empecemos por una breve explicación desde la fisiología humana.

Las 2 horas siguientes al parto se conocen como posparto inmediato, fundamentales para el vínculo madre-bebé y el inicio de la lactancia materna.

El puerperio es el período que sigue al parto prolongándose usualmente entre 6 y 8 semanas, lo que coloquialmente llamamos cuarentena. En este tiempo el cuerpo de la mujer experimenta una serie de reajustes hormonales y del aparato reproductor para volver a las condiciones previas al embarazo.

Cuando el puerperio lleva un ritmo natural y sin alteraciones se considera normal o fisiológico. En caso contrario, será irregular o patológico.

Es un período importantísimo a nivel médico ya que es cuando se producen problemas como las hermorragias posparto que pueden poner el peligro la vida de la madre, así como a nivel familiar y personal, con los ajustes necesarios para el cuidado del recién nacido, la planificación familiar y la lactancia materna.

Para el recién nacido este período es también muy importante ya que pasa por el estado de adaptación extrauterina, una transición fisiológica que tendrá repercusiones durante toda su vida.

piel-con-pielLas primeras horas (y días) en el hospital

* Puesto que personalmente di a luz en un hospital no puedo hablar de este período desde la vivencia de un parto en casa. Podéis encontrar testimonios e información muy interesantes y completos en blogs y webs como Nacer en Casa, El Parto es Nuestro, Grupo Génesis, etc… o escribir “parto en casa” en vuestro buscador.

Tu bebé ha nacido. ¡Felicidades! Por fin tienes en tus brazos a esa maravillosa personita que esperabas con ansiedad y a la que has cuidado con mimo durante los meses en los que se ha formado dentro de tu tripa. En el mejor de los casos habrás vivido un parto natural vaginal, con un período de dilatación rápido iniciado en casa y culminado en el hospital en un expulsivo rápido y sin complicaciones. Claro que también puede haber sido más complicado, con una dilatación larga y agotadora, un parto difícil e instrumental o, incluso, una cesárea.

madre-y-bebe-piel-con-pielEn cualquier caso, las primeras dos horas después del parto van a ser cruciales para ambos. Actualmente se está normalizando que el puerperio inmediato se viva en el mismo paritorio, piel con piel mamá y bebé o, si no es posible por circunstancias médicas, con el papá o persona de confianza designada por la madre. En esas dos horas es fundamental que haya intimidad, tranquilidad y las menores interferencias externas posibles. En estos preciosos minutos se iniciará la lactancia materna, el recién nacido experimentará sus primeras sensaciones fuera del útero y la pareja comenzará a tomar consciencia de la nueva realidad familiar. Aún cuando el parto sea complicado o se haya realizado una cesárea este período debería respetarse, adaptándolo a las circunstancias, algo que, lamentablemente, aún no se lleva a cabo en muchos centros hospitalarios, separando a madre e hijo durante demasiado tiempo.

Una vez nos acomodan en la habitación y el subidón del momento va disminuyendo, empezamos a tomar consciencia de la realidad y ésta, en muchas ocasiones, será abrumadora. Notas el peso de un cuerpo agotado y, si has sufrido episotomía, desgarro o cesárea, muy dolorido. Las horas de esfuerzo y tensión se echan encima y es cuando te das cuenta de que quizás llevas sin dormir 48 horas o más. Tu bebé te reclama constantemente y aún no eres capaz de entender la causa de sus llantos. Es cuando la dulce espera del embarazo se convierte en crudo presente y éste no siempre es maravilloso y de color de rosa.

visitas-hospitalA pesar de que hayas avisado a familiares y amigos semanas atrás de que no se presenten en masa, muchos se “olvidarán” de tu petición y aparecerán en el momento menos adecuado, justo cuando pongas a tu hijo al pecho, te esté examinando la enfermera o hayas conseguido cerrar los ojos. No voy a decir siempre, porque excepciones hay, pero por desgracia habrá algún familiar que no sabe estar y alargará la visita hasta que tus miradas asesinas sean captadas por tu pareja (al cabo de media hora) y pida amablemente el desalojo de la habitación.

Como madre que ha vivido esta experiencia dirijo a los centros hospitalarios una petición: por favor, pongan un “prohibido visitas” las primeras 24h tras el parto. Nosotras estamos demasiado cansadas y saturadas para imponernos y nuestros esposos/novios/amantes/amigos sufren una especie de paralización que no les suele dejar reaccionar con suficiente celeridad.

Durante los dos o tres días que pasamos en la clínica (cuatro o cinco cuando hay cesárea) pueden presentarse algunas dificultades: problemas para establecer la lactancia materna, dolores, infecciones y otras complicaciones leves de la salud materna, primeras pruebas para el recién nacido estresantes para los padres (prueba del talón, prueba auditiva, etc.) Pero como estás en un hospital en el que tienes un timbre al lado de la cama y desayuno, comida, merienda y cena servidos puntualmente, salvo que tengas mala suerte con el turno de enfermeras (siempre, siempre, siempre habrá alguna borde), cuentas con asesoramiento y apoyo en caso de crisis sea la hora que sea.

Estos días son largos y cansados a no ser que tu bebé sea del tipo marmota que sólo duerma y coma, el enganche al pecho haya sido perfecto y tu familia sea exquisita y sólo te visite cuando les avises. En el 95% de los casos saldrás con ojeras y despeinada sosteniendo temerosa a tu pequeño bebé, con una variada y, muchas veces, dispar información sobre cómo darle el pecho, bañarle o dormir, pero deseosa de llegar a casa… porque aún somos inocentes y pensamos que en nuestro hogar todo será más sencillo.

* Siempre hablo de mamás y bebés sanos que viven estas primeras horas dentro de la normalidad. Por supuesto, si hay complicaciones médicas más graves el proceso se vivirá de un modo muy diferente.

Anuncios

4 comentarios sobre “Sobrevivir al posparto (parte 1)

  1. Me ha encantado! A mí me da mucha pena pensar que no pude hacer piel con piel por la cesárea y aunque tenía en el plan de parto que si esto pasaba quería que lo hiciera mi marido, al niño se lo llevaron a hacerle pruebas, yo durante un tiempo que se me hizo eterno no supe donde estaba y mi marido tampoco y de repente llegó él solo y ni siquiera parecía que pudiera explicarme donde estaba el peque porque él estaba en estado de shock. Fue muy raro 🙁 Pero cuando me lo trajeron por fin y me dijeron que todo estaba bien ya no quise pensar más y simplemente empecé a disfrutar de el (en la medida de lo posible teniendo en cuenta las circunstancias). Y bueno a mi con las visitas me pasó al revés, casi no tuve (solo la familia de mi marido un día) y estuve muy triste. Me hubiera gustado que mi familia hubiese podido estar, pero mi madre llegaba 4 días después en avión.

    Le gusta a 1 persona

    1. En algunos hospitales se hace el piel con piel incluso en caso de cesárea pero, lamentablemente, son los menos. Es algo que debería ir cambiando ya que es importantísimo para la madre y el bebé.
      En cuanto a las visitas, quizás he exagerado con lo de prohibirlas durante las primeras 24h XD pero sí que, al menos, se limitara el tiempo de permanencia en la habitación. Yo estaba encantada de que estuvieran mis padres porque son discretos y muy respetuosos pero otras personas no supieron estar del mismo modo…
      Gracias, como siempre, por tus comentarios 🙂 Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

      1. Que conste que sí creo que tienes razón porque al fin y al cabo la mujer a cada dos por tres tiene que sacar la teta fuera y no toda mujer se siente cómoda haciendo eso con familiares de su “compañera de habitación” en la habitación, especialmente porque incluso si luego, en el futuro, le acaba dando igual, no es lo mismo sacar la teta para amamantar cuando ya tienes experiencia que cuando no sabes hacerlo, te cuesta, la coge, la suelta… Y encima de los nervios que eso te produce tienes a la familia entera de “la otra” al lado… Y como encima tengas grietas y te aconsejen ponerte con las dos tetas al aire ya ni te cuento… Porque ahí ya no está el bebé mamando, sino que estás simplemente en plan topless en la playa… Y si a todo eso le sumamos las hormonas, el que a lo mejor todavía no te encuentres con la nueva talla de tu pecho, y otras cosas… Pues sí, la verdad es que quizá incluso esas 24 horas que tú dices no estarían tan mal… O que hagan una sala de visitas como en la cárcel y que la gente que esté en la habitación no sea molestada jajaja. Un abrazo!

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s