Colecho·Crianza·Descanso·Lactancia·Maternidad

Una cuna nueva y cuatro meses de colecho

Una cuna nueva

Desde antes de quedar embarazada me atraía la idea del colecho. Me parecía muy natural, cómodo y práctico, especialmente para la lactancia. Durante el embarazo estuve leyendo al respecto y realmente me convencía como opción para el descanso familiar. Si embargo, pensaba que mi marido no estaría muy dispuesto y que tendríamos que esforzarnos para que aprendiera a descansar en una cuna.

Para los primeros meses descartamos la compra de la minicuna ya que nos parecía (y nos parece) un gasto innecesario. Realmente no entiendo por qué cuesta el doble que una cuna grande, teniendo en cuenta que su uso, en el mejor de los casos, no se prolongará más allá de los seis meses mientras que la cuna podrá usarse hasta los dos años de media.

sniglar-cuna
          Sencilla, bonita y barata (fuente Ikea)

Nos decidimos por el modelo Sniglar de Ikea, sencilla, bonita y barata (no llega a 50€) y el colchón Vissa Skönt de espuma fría.

Como inicialmente no íbamos a montar habitación para el niño la compramos un mes antes de la fecha prevista de parto y la dejamos guardada en su caja. Reconozco que a día de hoy aún no hay habitación de bebé en nuestra casa, en parte porque no la necesitamos y también porque vivimos en un piso pequeñito y es un espacio que de momento podemos utilizar para otras cosas.

Un día busqué información de cómo se podía adaptar a la cama de matrimonio y convertirla en cuna de colecho. Recuerdo que le envié a mi marido el enlace al blog de Cuéntamelo Bajito donde explica cómo hacerlo de forma muy sencilla. Dejo el link aquí.

Su respuesta fue que era una pena “estropear” la cuna siendo nueva y que mejor probáramos primero a ver cómo dormía el bebé. Me imagino a mi misma torciendo el morrete y pensando bueeeeeeno.

Como la cuna inicialmente nos parecía muy grande y habíamos descartado el moisés, valoramos la opción de dejarle en el capazo del carro hasta que creciera un poco. Mi marido estaba convencido de que en mi barriga habitaba un bebé Hulk que en dos meses no entraría en el cuco y podría pasar a la cuna sin problema. Creo que sobrevaloraba el tamaño de mi tripa, que daba pistas ya que era pequeña, porque Bebé Lanuguito nació canijín y a día de hoy aún va divinamente en el capazo.

¿Y si dormimos con el bebé?

colecho
          Bebé demostrando su supremacía

Un día mi marido llegó a casa y me dijo “Oye, ¿y si dormimos con el bebé?” ¡Oh my god! – pensé – no muestres tu entusiasmo, no vaya a darse cuenta de que es lo que querías. “Ah, ¿y eso?“, contesté. “Es que he estado hablando con unos compañeros y hay dos que me han dicho que dormían con sus hijos cuando eran bebés y apenas se enteraban de cuando se despertaban para mamar“. “Claro, claro. Es muy lógico“, respuesta tranquila, como si nada “Al tener a la mamá cerca y no ser necesario levantarse para las tomas las noches serán mejores“. “Pues si quieres probamos“. Sí!!!! Bieeeeen! La mejor victoria es la que se consigue sin apenas esfuerzo, jajaja.

La cuna siguió en su caja y así estaba cuando llegamos a casa desde el hospital con Bebé Lanuguito.

Pero no tuvimos en cuenta que era agosto, calor infernal, una casa sin climatización, 35º de sauna durante el día y no menos de 30º durante la noche. Nos dimos de frente al meter al pequeño en la cama con nosotros y ver que aquello más parecía un cocedero. Todos sudábamos la gota gorda, era imposible descansar y nuestro hijo era el que peor lo llevaba. Los primeros días más que hacer colecho hacíamos pasillo-sofá-cama-pasillo. No se podía dormir y tener su cuerpecito junto al mío era como ponerse una manta eléctrica en pleno desierto.

Montamos la cuna

img_20160901_123118
Bebé Lanuguito perdido en la inmensidad de la cuna

Tomamos la decisión de montar la cuna, ponerla junto a nuestra cama y así darle al pequeño más espacio con la esperanza de que no pasara tanto calor. Papá Lanuguito pasó una tarde muy entretenida, porque la cuna serán cinco piezas simples de madera pero no se monta sola.

Aunque yo prefería dormir junto a él en aquellas condiciones no era agradable para ninguno y lo más importante era que el pequeño descansara.

Las primeras veces que le dejamos en la cuna durante el día parecía que le gustaba, se quedaba dormido y se expandía por ella cómo quería. Pensamos que quizás nuestro hijo era un poquito despegado y eso de dormir con papá y mamá no iba mucho con su personalidad. Bueno, pues no, lo que le gustaba era tener espacio porque hacía un calor de mil demonios pero como buen bebé por supuesto que le gusta estar en modo lapa cuando tiene ocasión.

c0f69a0f8ca51752a6d13522ac9db222
Yo en los meses de agosto y septiembre de 2016

Bebé Lanuguito tiene la mala buena costumbre de mamar cada dos horas y media durante la noche así que durante el primer mes y medio las noches seguían un agotador ritmo. Le dormía paseándole en brazos por la habitación, cosa que me llevaba 40 minutos de media, le dejaba en la cuna, abría el ojo, le volvía a pasear durante otros diez minutos, le dejaba en la cuna dormido, pero como ya había pasado casi una hora desde la última toma realmente quedaba otra hora o poco más para volver a darle de comer, se despertaba, lloraba, le daba pecho, si se quedaba dormido comiendo le dejaba sigilosamente en la cuna, las más de las veces abría el ojo y lloraba, unas pocas se conformaba y seguía durmiendo, así durante toda la noche, día tras día. Si a esto le sumamos un mal posparto y un calor mortal durante la noche, yo me parecía peligrosamente a un zombie con muy mal humor.

En definitiva, que en cuanto empezaron a bajar las temperaturas, y ya no sudábamos sólo por respirar, cuando le daba la primera toma de la noche le dejaba en la cama hasta por la mañana. Poco a poco la cuna se fue quedando vacía durante más tiempo hasta que directamente nos metimos todos para dormir en la misma cama como familia bien avenida que somos.

Cuatro meses de colecho

colecho-familiar
Colecho feliz. Familia feliz.

El colecho es una opción para el descanso familiar igual de válida que otras, ya sea una cuna sidecar o convencional. Lo importante es que nuestra elección sea beneficiosa para todos.

Dormir con los hijos es tan antiguo y natural como lo es portearlos o darles la misma comida que al resto de la familia pero ahora le hemos puesto a todo esto nombres muy modernos y alternativos. Creo que no deberíamos dejarnos llevar por el concepto de “moda” sino buscar aquello que nos facilite el día a día y nos proporcione tranquilidad y seguridad.

Compartir la cama con nuestro hijo es el sistema que mejor nos funciona en estos momentos porque nos permite mantener las tomas nocturnas (estamos con lactancia materna exclusiva a demanda) sin trastornar el ritmo de sueño. De hecho hay tomas de las que apenas soy consciente y él muchas las hace dormido.

Como nos acostamos juntos a la misma hora el ritmo de sueño y vigilia lo hemos sincronizado rápidamente. Nuestro bebé distingue perfectamente la noche del día, sabe que cuando vamos a la cama es para dormir y no se despierta con ganas de juerga a las tres de la madrugada.

Esta opción requiere de un consenso de toda la familia. Si la pareja no está conforme con la idea de dormir con el bebé es necesario buscar alternativas. Por ejemplo, mi marido, el pobre, acaba muchas noches durmiendo peligrosamente al borde de la cama pero, de momento, no ha expresado quejas que nos hagan plantearnos otra posibilidad. El valor de dormir toda la noche, cosa que él consigue habitualmente, compensa el riesgo de espachurramiento contra el suelo 🙂

Estos cuatro meses de colecho nos han proporcionado una calidad de descanso que parece imposible con un bebé de tan corta edad. No sabemos cuánto tiempo será lo mejor para los tres. No nos preocupa que se “malacostumbre” ni que “no vaya a querer salir de la cama hasta los 15 años”. No conozco ningún caso, siempre que se sigan unas normas lógicas de seguridad, que haya aplastado a su bebé durmiendo.

cama-colecho-mama-bebeAdemás de las ventajas prácticas no puedo negar que sentir a mi pequeño, despertar y escuchar su respiración, esa manita  contra mi pecho… Todo eso no lo cambio por nada, es puro amor, y si quiere quedarse un poquito más en la cama de papá y mamá no seré yo quien le diga que no.

“Un niño que duerme con sus padres desde un principio, seguro que a los 3 años ya querrá dormir sólo. Porque no tuvo que invertir esos 3 años de su vida intentando, noche tras noche, conseguir lo que tanto necesitaba”. Dr. Carlos González.

Anuncios

5 comentarios sobre “Una cuna nueva y cuatro meses de colecho

  1. Hola Ángela!
    Me ha hecho mucha gracias la foto del bebé durmiendo a sus anchas en medio de la cama de los padres y ellos arrinconados 🙂 Y estoy de acuerdo, el colecho es la mejor opción tanto para los padres como para el bebé

    Le gusta a 1 persona

    1. jejeje, quienes colechamos sabemos lo que es dormir al borde del colchón o aplastados contra la pared mientras él se expande 😀 No se si es la mejor opción en todos los casos pero para nosotros ha sido la solución para descansar y mantener la lactancia sin morir en el intento. Un abrazo.

      Me gusta

  2. Me ha encantado esta entrada! Nosotros no colechamos por que ella esta agustete en su cuna. Y reconozco que al principio me quedaba dormida con ella dándole el pecho y me despertaba con pánico pensando que la había chafado.
    No me ha hecho falta colechar pero lo haría sin dudarlo si fuesen nuestras necesidades!

    Me gusta

    1. Si vuestra niña está feliz en su cuna y la familia puede descansar ¡genial! Como decía en la entrada, de lo que se trata es de buscar la solución que beneficie a la familia, ya sea el colecho, la cunita o una combinación de ambas. Un besito.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s