Lactancia·Maternidad·Posparto·Salud

Dolor en la lactancia. Mastitis.

lactancia
      Fundamental para la lactancia un buen agarre

En la entrada anterior hablaba de las dificultades que me encontré en el inicio de la lactancia materna. Los problemas de agarre me provocaron grietas que, además de ser muy dolorosas, se convirtieron en la puerta de entrada perfecta para una mastitis infecciosa.

Fue una mala experiencia que remató un mal inicio en la lactancia. Por ello, además de compartir mi historia, he querido dejar a continuación algo de información para que futuras mamis o mamás ya lactantes podáis tomar las medidas preventivas y en caso de que paséis por una mastitis sepáis que se puede superar y mantener la lactancia materna.

¿Qué es la mastitis?

La mastitis es la inflamación de la glándula mamaria.

Hay distintos tipos de mastitis

  • Mastisis unilateral, cuando afecta a una sola mama, y mastitis bilateral, cuando afecta a ambas, siendo esta última poco frecuente.
  • Mastitis no infecciosa  y mastitis infecciosa, cuando además de inflamación se produce una infección causada por la bacteria Staphylococcus aureus (existen otros agentes menos habituales como Escherichia coli, Streptococcus y Haemophilus)
  • Mastitis posparto, mastitis en periodo de lactancia, mastitis no puerperal (fuera del periodo de lactancia) y mastitis neonatal (la presentan recién nacidos)

La mastitis posparto afecta a un 10% de las madres lactantes, principalmente en las doce primeras semanas, y es una de las principales causas de abandono de la lactancia materna.

La mastitis es una de las principales causas de abandono de la lactancia materna
La mastitis es una de las principales causas de abandono de la lactancia materna

¿Qué causa la mastitis?

Las grietas en el pezón, la ingurgitación y las obstrucciones de conductos no tratadas son factores predisponentes.

  • La mastitis infecciosa o bacteriana suele estar causada por el Staphylococcus aureus que llega al interior de la mama a través de grietas en el pezón, por los conductos de la leche o por la sangre.
  • La mastitis no infecciosa suele estar causada por un aumento excesivo de la producción de leche que se acumula. Los conductos se ensanchan y el líquido llega a los tejidos conjuntivos que reaccionan inflamándose. Si esta retención no se trata adecuadamente la mastitis puede evolucionar a infecciosa.

Síntomas de la mastitis no infecciosa (u obstrucción mamaria)

  • La zona del pecho afectada (habitualmente la parte superior cercana a la axila) presenta un bulto duro y doloroso.
  • Febrícula, por debajo de 38,5ºC
  • La zona no se aprecia caliente ni enrojecida.

Cómo tratar una obstrucción mamaria

  • NUNCA aplicar calor local, ya que favorece el crecimiento bacteriano.
  • Masajear la zona con movimientos circulares hacia el pezón.
  • Descongestionar la mama mediante masaje suave antes de poner al niño al pecho.
  • Dar de mamar posicionando la boca del bebé de forma que la barbilla quede por encima de la zona afectada. La leche no es perjudicial para el niño aunque puede adquirir un sabor más salado que haga que el niño la rechace, siendo necesario en ese caso el uso de un extractor para vaciar el pecho.

b-feedinghome

Síntomas de la mastitis infecciosa

Los síntomas son muy parecidos a los de un proceso gripal:

  • Fiebre por encima de 38,5ºC
  • Dolor generalizado, debilidad, malestar.
  • Temblores y escalofríos.
  • Cefalea y náuseas.
  • La zona del pecho presenta forma redondeada y está dura al tacto.
  • Enrojecimiento de la zona afectada.
  • Inflamación de la mama.
  • Dolor en la mama, como agujas clavándose.

Una mastitis mal tratada puede evolucionar hacia la formación de abscesos (inflamaciones encapsuladas de pus) y en inflamaciones crónicas.

Cómo tratar una mastitis infecciosa

  • Comenzar el tratamiento en las primeras 24 horas, para evitar complicaciones.
  • Reposo durante 24-48 horas. Contar con el apoyo y ayuda de la familia es fundamental. La mujer sólo debería preocuparse de alimentar a su bebé y descansar.
  • Seguir danto el pecho, empezando cada toma por el pecho afectado.
  • Tratamiento antibiótico. Normalmente se tomará durante 10-14 días aunque la mejoría de los síntomas se perciba en unas 48 horas. Algunas bacterias son resistentes a los antibióticos por lo que si no se percibe mejoría en dos o tres días hay que acudir de nuevo al médico.
  • Tratamiento antifúngico cuando la mastitis está provocada por el hongo Candida.

Hay que tener en cuenta que las mastitis se pueden volver recurrentes cuando el tratamiento no es el adecuado o se ha interrumpido antes de tiempo.

images73sjf9o9Prevenir la mastitis

  • Vaciar la mama en cada toma para evitar las retenciones de leche. Si es necesario, utilizar un extractor pero con cuidado de no estimular el pecho en exceso.
  • Cuidar la postura al dar el pecho para prevenir la aparición de grietas.
  • Si se produce una obstrucción tratarla cuanto antes para que no evolucione a una mastitis.
  • Seguir los tratamientos prescritos hasta el final.
  • Tomar Probióticos como Lactanza Hereditum que contribuye al equilibrio de la flora mamaria.

Mi experiencia

Llevábamos un par de semanas en las la lactancia se estaba normalizando. Aún así cuando tomaba el pezón sentía durante algunos segundos una sensación de quemazón o pinchazos. Si había logrado seguir dando el pecho con grietas abiertas podía soportar esas molestias. Ahora, con la experiencia de estos meses y la información recopilada, pienso que me equivoqué al asumir que esos “dolorcillos” eran normales ya que probablemente, de haber tomado alguna medida para ver a qué eran debidos, me habría ahorrado la experiencia de padecer una mastitis.

Ese día me levanté y di el pecho normalmente a mi hijo. Fuimos a buscar a Papá Lanuguito, que salía a media mañana, y a la vuelta aprovechamos para hacer unas compras. Cuando estábamos esperando en la cola de la caja le dije a mi marido que notaba un dolor en el pecho derecho. En los pocos minutos que estuvimos allí ese leve dolor fue aumentando hasta convertirse en pinchazos fuertes. Me palpé el seno y lo noté inflamado y duro. El dolor empezaba a ser más que molesto, como agujas clavándose.

lactancia-materna
Lactancia feliz… a pesar de todo

Una vez en casa me dejé caer en el sofá porque empezaba a sentirme demasiado mal para permanecer de pie. El pecho me dolía mucho, las agujas eran más parecidas ahora a cuchillas, y el malestar era generalizado. Empecé a sufrir temblores tan fuertes que me castañeaban los dientes. Tenía 38,5ºC y me sentía fatal. Sabía que debía poner a mi bebé al pecho pero casi no podía sostenerlo. Mi marido trajo un vaso de agua y lo tuvo que acercar a los labios porque mis manos no paraban de temblar. He pasado por alguna gripe con fiebre alta (tiendo a tener temperatura elevada cuando estoy enferma) y no recuerdo un malestar tan repentino. En cuestión de una hora había pasado de estar perfecta a sentirme muy enferma.

Cometí el error de aplicar calor en la zona. En caso de mastitis esto sólo la agrava al favorecer el crecimiento de las bacterias. Me di cuenta rápido porque el dolor aumentó. Intenté sacar leche con el extractor pero no salía nada así que seguí intentando que mi bebé mamara mientras mi cuerpo temblabla sin control y me caían lagrimones por las mejillas. Recuerdo decir que prefería volver a parir que sentirme así de mal :S

Mi niño lloraba desconsolado ya que le interrumpía la toma constantemente. Me arrastré hasta la cama e intenté dar el pecho colocándome a cuatro patas con mi bebé debajo pero apenas tenía fuerzas para sostenerme. Llamamos al centro de salud para pedir la visita de un médico de urgencias pero nos dijeron que no era posible (??), que tomara un paracetamol y diera de mamar al niño y que, cuando pudiera, fuera a la consulta.

Bebé y mamá nos quedamos dormidos agotados. Cuando abrí los ojos mi madre entraba en la habitación (mis padres viven a casi 1 hora y debieron llegar volando). Vi en su cara que mi aspecto era terribloso. En ese momento tenía 39,7ºC. Teníamos que ir al médico inmediatamente. El pecho estaba duro y la zona superior roja y muy caliente. Me vestí como pude y salimos.

Además de lo mal que me encontraba físicamente, emocionalmente me sentía aún peor. Me apenaba y asustaba que ese episodio acabara con la lactancia. Con lo mal que lo había pasado el primer mes, las dificultades, las tomas infinitas y la alta demanda, las grietas que por fin habían curado… Pensaba “por qué me pasa todo a mí”. Llegué al ambulatorio llorando no se si más por la angustia que por el dolor.

Afortunadamente el tratamiento antibiótico para una mastitis infecciosa es totalmente compatible con la lactancia. Debí seguir dando el pecho tantas veces como lo demandara el niño empezando siempre por el seno afectado. En unas 72h los síntomas empezaron a remitir, durando el tratamiento diez días.

Después de aquello tuve varios episodios de obstrucción que me hicieron temer que volviera a reproducirse la mastitis pero logré controlarlos con las tomas y el sacaleches.

A pesar de todos mis pesares aquí estamos a dos días de celebrar el sexto mes de Bebé Lanuguito y de lactancia materna exclusiva. Los malos momentos vividos, las lágrimas y los dolores quedan ampliamente compensados al saber que he dado a mi hijo lo mejor de mi.

Un regalo para toda la vidaPor último, recomiendo una lectura, pienso, imprescindible para toda mujer que quiera dar el pecho a su hijo. Un regalo para toda la vida, del Dr. Carlos González. Una guía para superar los baches y conocer las virtudes de la lactancia materna que se ha convertido en libro de cabecera de miles de madres.

Anuncios

9 comentarios sobre “Dolor en la lactancia. Mastitis.

  1. No se me carga la opción de clicar que me gusta esta entrada 😉 Muy completa como todas tus entradas. Fíjate que yo tuve mastitis en el octavo mes, que es algo rarísimo. No recuerdo ya mucho, pero sí que lo primero que sentí fue el malestar y la fiebre y la debilidad, y no fue hasta uno o dos días después que me miré en el espejo semi desnuda y vi que tenía el pecho derecho rojo e hinchadísimo. Entonces busqué información sobre la mastitis y vi no solo que era lo que tenía, sino que Carlos González mencionaba cómo cada vez que una madre lactante creía estar cogiendo una gripe acababa tratándose de mastitis, totalmente mi caso. Cuando supe por fin que era eso lo que tenía empecé todas las tomas por ese pecho para que Antek lo vaciara. En un día ya estaba bien, así que cuando por fin fui al ginecólogo ya no tenía nada. Me cogió en mi primer mes en Alemania y encontrar un ginecólogo que me atendiese me costó un trabajón, no querían pasar por el papeleo de la tarjeta sanitaria europea, una vergüenza (como todavía estaba asegurada en Polonia no me querían asegurar con mi marido). Y en una de las consultas cuando dije que tenía mastitis me preguntaron que cuanto tiempo tenía el niño, y cuando dije que 8 meses la señora dijo que no era normal que siguiese dándole el pecho con 8 meses. En fin, sin comentarios…

    Le gusta a 1 persona

    1. Vaya con el comentario de la doctora… Se cubren de gloria. Si no es normal seguir dando el pecho con 8 meses ahora te mirarán como si fueras extraterrestre no? 😀 Lo cierto es que para mi el trance de la mastitis fue la prueba de fuego para la lactancia. Cuando alguien me pregunta por cómo llevé el dolor del parto lo que digo es que infinitamente mejor que el de la mastitis.

      Le gusta a 1 persona

    1. Es una mala experiencia y entiendo que haya mujeres que abandonen la lactancia en ese punto porque realmente hay que apretar los dientes para seguir dando el pecho con esos dolores y malestar. Sigo pensando que estamos bastante desamparadas cuando damos a luz y el apoyo y conocimiento puede ser lo que marque la diferencia en una lactancia exitosa. Un beso!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s