bebé·Lactancia·Maternidad·Reflexiones

Asesoras de lactancia en los hospitales ¿cuándo?

He dado lactancia materna exclusiva a mi bebé durante 6 meses y vamos a celebrar un año de lactancia materna a demanda. Los inicios fueron difíciles. Problemas de agarre, inseguridad, estrés y una mastitis infecciosa.

Cuando iniciamos la lactancia son muchas las dudas y temores que surgen. Aunque dar el pecho es algo fisiológico nuestros bebés no llegan al mundo con un manual de instrucciones. Muchas de las dificultades están provocadas por un mal entendido empeño de ser madres perfectas desde el minuto uno.

Tenemos que querer mucho a nuestro bebé nada más verle. Tenemos que saber alimentarle sin decir ni mu, aunque nos duela, aunque nos sintamos abrumadas ante la demanda constante. Tenemos que disfrutar de la lactancia y si no lo hacemos nos sentimos frustradas y tristes.

Con frecuencia, cuando estamos embarazadas, escuchamos que dar de mamar es instintivo, que nosotras y nuestro bebé sabremos qué hacer, que sólo debemos relajarnos y disfrutar. Entonces nos encontramos con un ser diminuto y unos senos inflamados que a veces ni reconocemos como propios y el enganche no es instantáneo, sentimos dolor en los pezones, el bebé llora, creemos que está sufriendo un hambre atroz y entonces nos convertimos en malas madres. Muchas apretamos los dientes y seguimos adelante pero son demasiadas las lactancias que fracasan antes siquiera de comenzar, porque no tengo leche, mi pezón no sirve, no puedo, soy incapaz, que le den ya un biberón por favor.

La tasa de  prevalencia en Lactancia Materna exclusiva en España es muy baja. En concreto, las primeras seis semanas de vida, la mantiene en exclusiva el 66,2%, hasta los 3 meses el 53%,  y durante seis meses solamente el 28,5%. 

Es importantísima una asesoría correcta en las primeras horas. En los tres días que estuve ingresada me “aconsejaron” cuatro personas diferentes y lamentablemente no encontré la ayuda que necesitaba. Recuerdo especialmente a esa enfermera que irrumpió a media noche, encendió las luces y a voces me dijo que “lo estaba haciendo mal”, que así mi hijo no iba a agarrarse nunca, que tenía que darle el pecho veinte minutos en una postura concreta y que me calmara, que si no me daba cuenta de cómo lloraba mi bebé. La que lloró amargamente cuando se marchó fui yo. Y mi bebé aún no tenía 24h. Demasiado pronto para sentirme así.

Por supuesto hay matronas, profesionales de años de experiencia y formación, especializadas en lactancia materna, que han visto cientos de casos, que saben que con pezones invertidos se puede amamantar, que no hay pecho pequeño ni grande, ni poca ni demasiada leche. En algunos hospitales ya existen consultas de lactancia materna, como el de Móstoles y el 12 de Octubre en Madrid.

Como madre que ha visto y sufrido la falta de consenso RECLAMO un protocolo con unas pautas concretas que respeten TODOS los profesionales que trabajan en las maternidades.

Parece que por fin en la mayoría de hospitales se favorece la lactancia materna frente a la artificial pero no debería consistir únicamente en decir que hay que dar el pecho porque es mejor. No. Sabemos que la leche materna es mejor que la de fórmula, conocemos la teoría, sus ventajas y propiedades, hemos leído todo y más durante el embarazo y si hemos ido a clases preparto nos habrán repetido la misma información. Lo que necesitamos cuando sostenemos a nuestros bebés por primera vez es paciencia, tranquilidad, calma y seguridad. Una persona que sepa ver las dificultades y circunstancias individuales, que no se limite a recomendar el uso de pezoneras cuando el pecho no tiene la forma perfecta, que no regañe sino que acompañe.

Las asesoras de lactancia no son hippies ni naturistas (y si alguna lo es, qué problema hay) que dan charlas en bibliotecas y asociaciones para que des teta hasta que el niño cumpla cuatro años y que demonizan el biberón. Son madres que han vivido la experiencia de la lactancia, formadas para apoyar y acompañar a otras madres.

Siento rabia cuando escucho a una mamá lamentando amargamente no haber podido amamantar a su bebé y que sea a causa de todos los mitos y falsas creencias que circulan en torno a la lactancia. Sobre todo cuando los problemas comenzaron nada más empezar y que podrían haberse evitado con un correcto asesoramiento.

No se puede reclamar a una puérpera, agotada por el parto, que en el mejor de los casos haya sido natural, con un torbellino de hormonas y sentimientos encontrados, a menudo mal acompañada por visitas largas y no deseadas, que sepa cómo conducir su lactancia y que no se vea afectada por sus dificultades.

Tenemos derecho a ser escuchadas y atendidas, acceder a herramientas para que la lactancia materna sea satisfactoria y para tomar la decisión de establecer una lactancia mixta o artificial con conocimiento, no por desesperación o mala información.

Anuncios

2 comentarios sobre “Asesoras de lactancia en los hospitales ¿cuándo?

  1. Hola! Tienes mucha razón, cada una te dice lo que quiere e incluso algunas de malas formas. Para mi dar el pecho fue una de las experiencias más bonitas. Tenia claro que no amamantaría por largo tiempo. A los 5 meses aproximadamente empece a darle algún bibe porque empezó a perder bastante peso y me empezó a flojar mucho la leche, por mas que me lo ponía al pecho, el niño no quería estar al pecho y lloraba, comprobé a través del saca leches que la producción había bajado notablemente y el peque pasaba de estar al pecho si no le salia (era muy ansioso). Así que empece a darle bibe de suplemento y recupero el peso. Yo lo quise así, no me quería agobiar con el pecho, quería darle, tenia muy claro que era lo mejor, pero también tenia claro que me iría adaptando a lo que el necesitara, si me hubiera reclamado mas el pecho se lo hubiera dado, pero el me iba marcando. Estoy feliz de como lo lleve y de haber experimentado a sensación mas bonita de dar el pecho. Respeto a las madres que lo dan de forma más prolongada, si el niño lo quiere y ellas están felices ¿que hay de malo?. Todo es bueno si madre y bebe están contentos y las matronas deberían atender a la individualidad de cada bebe y madre y orientarte (hay algunas que son buenísimas eh). Te sigo desde ya, un besazo desde

    https://yentoncesmeconvertienmama.wordpress.com/

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchísimas gracias por tu comentario. Cada lactancia es única. Ese es uno de los problemas, que no hay tiempo en los centros sanitarios para atender de forma personal a cada mujer y nos encontramos rodeadas de personal falto de tiempo y con formaciones muy diversas. De ahí mi reclamo de una formación actualizada y la presencia de un profesional que se centre en ese aspecto tan importante de la maternidad. Me alegra mucho saber que pudiste disfrutar de vuestra lactancia el tiempo que elegiste. Un beso.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s