bebé·Crianza·Embarazo·Familia·Maternidad·Parto·Posparto·Reflexiones

Un año juntos

Hoy hace un año que conocí al amor de mi vida. Un año que ha pasado tan rápido y que ha sido tan intenso. Si cierro los ojos puedo recordar el primer movimiento que sentí en la tripa, como una burbuja que se movía de un lado a otro, y al ver a mi pequeño me parece increíble que hace tan poco tiempo estuviera creciendo en mi interior.

Tuve la suerte de tener un muy buen embarazo. Disfruté de cada etapa y me maravillé ante los cambios de mi cuerpo. No me importaron los 14 kilos que engordé, ni siquiera las malas noches al final debido al calor y la pesadez. Siempre lo recordaré como una etapa maravillosa y mágica. Los paseos matinales por el parque, ya en la recta final, acariciando mi barriga y contándole lo que veía, los árboles, las luces, aquella ardilla que salió a saludar.

Ya entonces sabía que le querría más que a mi propia vida.

La llegada al hospital de madrugada con la bolsa rota, preocupada por manchar el asiento del coche, la entrada en urgencias, avanzando por los pasillos en una silla de ruedas, el primer tacto y el comentario de que “venía un niño pequeñito” por el tamaño de mi panza (aún entonces esperaba un bebé grande). Las horas en la habitación de dilatación en duermevela hasta que las primeras contracciones indicaron que llegaba el momento. El desayuno como buenamente podía entre contracción y contracción, apoyándome en la cama, en la pared y en mi marido. El momento en el que supe que el parto sin epidural iba a doler mucho pero en el que me reafirmé en la decisión de vivirlo así.

El parto. Un proceso impresionante. Pocas veces me he sentido tan poderosa y dueña de mí misma, tan plena y tan consciente de cada músculo, a la vez tan inmersa en el dolor. Atónita contemplé en el espejo situado frente a mí cómo mi cuerpo se abría, similar a una flor, para que mi bebé saliera al mundo.

El piel con piel, el primer contacto, cuando aún no era consciente de que ya era mamá. Tan pequeñito y frágil aunque sus esfuerzos por llegar al pecho demostraron su gran fuerza.

En este primer año he superado un duro posparto , aún estoy reconciliándome con los sentimientos encontrados y los pensamientos oscuros. Instaurar la lactancia materna tampoco fue sencillo pero hoy también celebramos ese triunfo, un año amamantando (y lo que nos queda).

¿Y cómo es él?

Nuestro bebé sueco, como decimos en broma, con sus grandes ojos azules y su pelo rubio. Precioso, risueño y tan sociable que busca las miradas y sonrisas de los desconocidos en cualquier lugar. Dormilón, de buen comer y con carácter. Gatea a toda velocidad, se pone en pie agarrado a lo que tenga más a mano y sabe dónde está todo aquello que no debe coger. Tiene tres dientes. Le gusta el agua, el mar, la música, mirar las lámparas y guiñar los ojos ante el resplandor.

Podría llenar el blog hablando de sus andanzas y siempre tendría algo nuevo y sorprendente que contar.

Lo que cambia la vida en un año

Hoy siento añoranza de mi pequeño recién nacido. Las noches duras sin dormir, los llantos, la tristeza y el sentimiento de soledad van dejando paso a las risas, las caricias, esos momentos en los que me busca balbuceando “mamamama”, tantas horas de tetita y mimos. Todo queda compensado con creces.

Cada día que pasa el amor es mayor. Me pregunto qué diablos hacía antes de tenerle. Las tardes de domingo que llegaban a hacerse aburridas y ahora el aburrimiento no tiene cabida.

Lo más importante ahora es ÉL.

Soy muy afortunada por haber vivido este año sin separarnos, viendo cada avance en primera línea, sin perderme nada. Por ello este tiempo, intenso y difícil a veces, ha sido maravilloso.

Cuando soplemos la primera velita de cumpleaños comenzará otra etapa única. Ahora voy a detenerme y recordar, mirar fotos mil veces vistas y después mirarle a él para decirle cuánto le quiere mamá.

Feliz cumpleaños mi pequeño

Anuncios

8 comentarios sobre “Un año juntos

  1. ¡Felicidades! (un poco tarde) ando poniéndome al día.

    Que palabras tan bonitas y cuanta razón.. que de cambios en un año… y cómo se puede sentir nostalgia de algo que casi parece que “ocurrió ayer” ❤

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s