Crianza·Maternidad·Reflexiones

Mi hijo, más

mi hijo mas hitos del desarrollo padres orgullosos caminar gatear hablar maternidad

Los kilos que ganan a la semana. La aparición del primer diente. El día que se dan la vuelta. Los balbuceos. El gateo (y la velocidad a la que lo hacen). Si se paran de pie. La primera palabra (o ese sonido que interpretamos como tal). Si lanza besos y dice adiós con la manita.

Desde que un hijo nace muchos padres inician una carrera sinsentido en la que cuándo alcanzar cada hito del desarrollo es el objetivo, a ser posible adelantándose a los hijos de otros. Se someten a la presión de anunciar a familiares, amigos, vecinos y algunos desconocidos los logros de la criatura llegando, incluso, a forzar ciertos comportamientos en los pequeños. Sentarles “ayudados” de cojines, meterles en un andador para que caminen antes o someterles a repeticiones de palabras en bucle.

– Mi hijo se puso de pie con seis meses.

– Pues el mío dijo mamá y papá con siete.

– Uy, mi niña tenía todos los dientes al año.

– Ah. Mi hijo tiene dieciséis meses y no camina.

– ¿No camina? ¿Y qué te ha dicho el pediatra?

– Pues mi vecina tuvo que llevar a su hijo a un especialista y le hicieron pruebas de autismo y resulta que tenía problemas y bla bla bla bla…

Esta es una conversación ficticia pero bien podría darse en un parque cualquiera de cualquier lugar.

Y es que parece que tenemos que demostrar que nuestros hijos son “lo más” en algo pero si comentamos que no han alcanzado alguno de los hitos más destacados (gatear, caminar, hablar) es que “igual tiene un problema”. Saltarán las alarmas a nuestro alrededor y lloverán los consejos, comentarios y los “mi vecina/prima/amiga tuvo que llevar a su hijo al médico”.

Los hitos del desarrollo del bebé son orientativos. Del mismo modo que lo son los percentiles. Significa que existe un porcentaje de niños que a una edad media desarrollan ciertas habilidades. Por delante habrá otro porcentaje menor y por detrás otro.

Al final, hagamos o no la carrera por ver quién llega antes, todos los niños sanos alcanzarán la misma meta. Incluso, algunos de los que iban rezagados harán un sprint final y superarán al resto.

bebe caminando caminar hitos del desarrollo maternidad padres desarrollo bebé

Mi hijo tiene casi 16 meses y aún no camina solo. No me preocupa. Porque está sano, no tiene ningún problema de motricidad, ni otro tipo de sintomatología.

No voy a ir corriendo al pediatra y cuando llegue el momento de la revisión de los 18 meses, edad en la que por protocolo suelen observar a los niños que no se han animado a caminar, si aún seguimos en esta fase, ya veremos.

Lo único que me cansa son los comentarios sin conocimiento y las comparaciones, porque mira que nos gusta comparar.

Los niños no son máquinas programadas para cumplir meses o años y hacer lo que nos dice un libro, un blog o una web. No tienen que satisfacer nuestra necesidad de reafirmación como madres/padres diez. No son más listos que otros por caminar o hablar antes. No son más torpes por hacerlo más tarde.

Deberíamos dejar de preocuparnos tanto y ocuparnos más de disfrutar de cada etapa. Los niños crecen muy rápido y cuando nos queremos dar cuenta “ese momento” ya pasó y nos acercamos al siguiente.

Anuncios

6 comentarios sobre “Mi hijo, más

  1. En 2º de infantil (4 años) supe de una niña de la clase de mi hija que ya iba a mecanografía y chino… no te digo más… A mí me opinan de todo, con la pequeña que si el colecho, la teta, los brazos, el apego…; con la mayor, que si la mando a dormir pronto aunque no tenga la tarea terminada (es que les mandan demasiada pero la prioridad a su edad es descansar, así lo vemos nosotros), que si esto que si lo otro… Nosotros la ayudamos en sus aprendizajes pero lo primero es ser niñ@. Creo que se ha perdido la dimensión de las cosas y yo, que no me callo, soy como la rarita de mi entorno… pero nuestra frase preferida últimamente es “nosotros a lo nuestro” 🙂 🙂 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola 🙂 pues no te queda nada cuando llegue al colegio, no me refiero a Secundaria, no, desde Infantil ya están los padres compitiendo, que si ya lee, que si la puse en clases de chino… Es una pesadilla… Pero nosotros a lo nuestro… Fastidia mucho sobre todo porque al final te das cuenta de que los niños llega un momento en que no podemos protegerlos de todo y comienza la labor de educar, armar su cabeza, sus valores… Se ha llenado el mundo de opinólogos combativos y me atrevo a decir que envidiosos en el fondo. Tú a lo tuyo que lo estás haciendo muy bien, y si no al tiempo 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Es tremendo. Algo que tengo muy en cuenta a la hora de criar y educar a mi hijo es no someterle a presión bajo ningún concepto sino acompañarle en su aprendizaje y maduración. La imagen de esos niños sometidos a deseos de adultos y una responsabilidad que no corresponde a sus edades me parece terrible. Como siempre, gracias por pasar y comentar. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s